Sierra Leona: donde la vejez no existe

No había mucho que curiosear en aquel habitáculo de paredes blancas, tan sólo una mesita de madera, un espejo circular y la silla de plástico, también blanca, en la que yo esperaba a que llegara una de las chicas de bata blanca. Todo impoluto. Supongo que el blanco relaja.

No, no penséis que esperaba a una enfermera en una clínica o en la consulta del dentista… era la esteticista. No recuerdo su nombre, pero sí su edad. Cincuenta y tantos. Y muy bien llevados, como diría el galán de turno, en aquel momento la aquí presente. Ya sabéis -vosotras más que ellos- que en estos casos es mejor caer bien al personal de bata blanca y salir bella como se debe de un salón de belleza. Pero con o sin piropos, lo cierto es que aquella mujer entradita en años evitó confesar su edad exacta. “Ya tengo cincuenta y…”, me dijo bajando un poco su tono de voz resignada y haciendo el amago de acercarse a mi oído para que no le escuchara nadie más.

Unos minutos antes mientras estudiaba mis cejas y hacía unas mediciones, incomprensibles para mi intelecto, entre la ceja y el ojo izquierdos, y el ojo y la ceja derechos con un bolígrafo en posición perpendicular, me contó que a sus cincuenta y… había descubierto que su vocación era cantar ópera. Nada que ver con depilar cejas, claro. En realidad, siempre fue su vocación, pero, según relató con su particular acento catalán, su padre le había cortado las alas cuando era una niña, no para volar, sino para cantar. “Nunca es tarde, ¿por qué no te unes a un coro?”, le animé. “Lo sé, pero ya con cincuenta y …”.

Os preguntaréis para qué os cuento esta historia y os hablo de estas frivolidades estéticas. Después de año y medio ‘descansando’ del periodismo, sin publicar una sola línea, que no sin escribir, os empiezo hablando sobre cejas y esteticistas cincuentonas que sueñan con cantar ópera en el Palau de la Música de Barcelona.

Este relato tan simplón me vino a la cabeza cuando estaba madurando la idea del primer post de mi blog. Esta pequeña historia es sólo un ejemplo que ilustra lo frustrante e incluso, por qué no decirlo insoportable que puede ser el peso de la edad. Los años nos pesan, nos paralizan: “ya estoy mayor para eso o lo otro”, “ya no tienes edad para soñar con pájaros”, “ya no eres una cría para empezar con aquello”… Y tantas otras expresiones.

La insoportable levedad de la edad en África

Os invito a reflexionar unos minutos sobre la edad, no la vuestra, sino la de aquellos que no son tan privilegiados como nosotros. Sobre la edad de las personas que viven en Sierra Leona, uno de los países del mundo con menor esperanza de vida, donde la vejez no existe, donde no llegan siquiera a los cincuenta y…. Concretamente, la esperanza de vida al nacer en el citado país africano es de 46 años, según el último informe del Programa de Nacionales Unidas para el Desarrollo (PNUD) , que evalúa los avances y retrocesos que tanto a nivel general como en cada uno de los 187 países examinados se han tenido en cifras como ingreso, educación, esperanza de vida y equidad. Y se trata de un dato tirando hacia arriba, porque si consultamos otras fuentes no oficiales, estaríamos hablando de que en Sierra Leona tan sólo alcanzan a vivir hasta los 36 años.

Junto a Sierra Leona, hay una larga lista de países africanos (República Centroafricana, Zimbabwe, Guinea-Bissau, Chad, Mozambique, Burundi, República Democrática del Congo, Somalia, Malí, Lesotho, Uganda, Nigeria, Angola…) y no africanos, como Afganistán, donde la vejez no existe, apenas viven hasta los 50 años. Sin entrar a analizar cada una de las causas (desnutrición, VIH, conflictos bélicos) de esta baja esperanza de vida, me gustaría hacer hincapíe en lo escalofriante de estas cifras y cómo anualmente pasan desapercibidas en los grandes medios de comunicación generalistas.

En el otro extremo, tenemos a Japón, el país con mayor esperanza de vida del planeta -sus habitantes viven hasta los 83 años-, seguido de Mónaco y Suiza, donde la media de esperanza de vida al nacer es de 82 años, y a continuación, estarían Noruega, Suecia o Australia (81 años), según la misma fuente. En cuanto a España, aunque la esperanza de vida ha caído en los últimos tiempos, se sitúa al mismo nivel que los mencionados países con una media de 81 años.

En definitiva, mientras en los llamados países desarrollados el peso de la edad nos causa cierta angustia, cuando en realidad somos afortunados de cumplir años y tener la posibilidad de seguir haciendo realidad pequeños sueños o, al menos, poder intentarlo -como la esteticista de Barcelona-, en África simplemente la vejez no existe, es tal la levedad de la edad que ni les permite soñar. Entonces, la clave -digo yo- será relativizar los cincuenta y tantos (años), en el caso de la esteticista, los treinta y tantos, en el caso de la que aqui escribe, o los setenta y tantos… nosotros que podemos permitírnoslo.

Advertisements
Leave a comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

  • La autora

  • Esta periodista se suma a los millones de bloggeros que a lo largo y ancho del planeta tienen algo que contar, denunciar o proponer. A mis treinta y tantos me atreví a dar el paso para intentar cambiar el rumbo de mi vida. Uno de los resultados de está travesía en la que me hallo es mi nuevo blog "30 y tantos". La idea es aportar mi pequeño granito de arena a este mundo en constante crisis, no solo económica sino también de valores. Desde este rincón del planeta quiero tocar a la puerta de vuestras conciencias con pequeños relatos, opiniones, noticias, iniciativas... de y sobre pequeños héroes que cada día comparten con nosotros este mundo global tan diverso y plural, con tantos colores, razas, culturas, religiones e ideologías... Con una sonrisa te invito a divisar el mundo desde mi 'balcón'. Acomódate, tomáte un ratito de tu tiempo y comparte tus reflexiones. Te espero! Read in English

  • CONTACTO

  • Advertisements
%d bloggers like this: