Nepal, tierra de dioses y miserias terrenales

Kathmandu, para abrir boca. Autor. Jone G. Lurgain

Kathmandu, para abrir boca. Autor. Jone G. Lurgain

A medida que voy indagando en la historia del que en su día fue el Reino del Himalaya, me asombra más este pequeño gran país llamado Nepal, con un pasado de reyes con categoría de dioses digno de guión cinematográfico y un presente de lo más contradictorio, en el que conviven armoniosamente la ferviente religiosidad hinduista-budista de su pueblo y el ateísmo declarado de su gobierno comunista maoísta que, de momento, se presta -de forma interesada o no- a designar kumaris, pequeñas diosas vivientes elegidas hasta la fecha por sacerdotes.

Pero vayamos por partes. El Reino hinduista del Himalaya y su trágico destino que, como comentaba, bien podría llevarse -si no se ha llevado ya- a la gran pantalla en Hollywood o quizá la más cercana Bollywood. Cuenta la versión oficial que el 1 de junio de 2001, el príncipe heredero de Nepal, Dipendra Bir Bikram Shah Dev, enamorado y bebido, provocó unamasacre en el palacio real de Narayanhiti, en Kathmandu. Asesinó a nueve miembros de la monarquía nepalí, entre los que se encontraban su propio padre, el rey Birendra, su madre, la reina Aishwarya, su hermano, su hermana, y otros cinco miembros de la familia real. Se cuenta que no le dejaban casarse con la mujer que quería y el príncipe, de 29 años, despechado y enloquecido por amor provocó la masacre y después se suicidó.

EL DIOS HINDÚ QUE REINÓ NEPAL

El múltiple asesinato conmocionó a un país que se encontraba inmerso en un delicado proceso de democratización impulsado por el propio monarca, con la guerrilla maoísta de fondo luchando por derrocar la monarquía desde 1996. Pero principalmente, la conmoción del pueblo se debió a la pérdida de su idolatrado rey Birendra, considerado por los nepalíes la “reencarnación del dios hindú Vishnu”.

El tío del príncipe heredero y hermano del monarca asesinado, el príncipe Gyanendra Bir Bikram Shah Dev, se hizo entonces con el poder y pasó a ocupar el trono de Nepal.

Pero ésta fue la versión oficial, la que se derivó de la investigación encargada por el nuevo monarca y que en el Reino del Himalaya pocos se creen. Los nepalíes se preguntaban cómo fue posible semejante matanza con la seguridad que había en el Palacio real. Muchos acusan a Gyanendra de la matanza. Defienden que fue un ataque planificado.

Así comenzó la primera década del siglo XXI en Nepal. Durante estos años, muchos nepalíes han odiado a Gyanendra y a su hijo, ya que veían cómo estos nadaban en el lujo, mientras un tercio de la población nepalí vive en la pobreza.

OTRAS MISERIAS TERRENALES

La otra gran historia de Nepal a la que me refería tiene tinte más político y es la que cuenta el fin de la monarquía nepalí y el comienzo de un estado democrático gobernado por un partido de ideología atea en uno de los países más religiosos y espirituales del mundo.

Desde 1996, la guerrilla maoísta, inspirada en el marxismo-leninismo y el Sendero Luminoso peruano, luchó contra el sistema monárquico nepalí. Aunque con el idolatrado rey Birendra se inició un proceso democrático en Nepal, tras su asesinato en 2001, su hermano el rey Gyanendra se hizo con el trono y posteriormente disolvió el Parlamento y Gobierno, declaró el estado de emergencia, detuvo a los líderes políticos y asumió el poder absoluto porque, según dijo, habían sido incapaces de poner fin a la corrupción y la insurgencia.

Los maoístas consiguieron su objetivo en 2006, la monarquía fue doblegada y el rey restableció el Parlamento nepalí. Los siete partidos de la oposición (la denominada Alianza de los siete partidos) se unieron en bloque contra el rey y tras las sangrientas protestas lograron destronar el rey.

2008 fue otro año clave. Hace tan sólo cuatro años, en abril de 2008 se celebraron elecciones y los vencedores hasta hoy con el actual primer ministro de Nepal, el doctor Baburam Bhattarai, fueron los ex guerrilleros maoístas y su Partido Maoísta Comunista de Nepal, que cabe recordar fueron incluidos en su día en la lista de organizaciones terroristas de EEUU y pese a abandonar la violencia hace seis años no ha sido hasta justo ese mes de septiembre de 2012 cuando EEUU le ha eliminado de su lista negra.

Los diez años de conflicto civil en Nepal se han saldado con casi 13.000 muertos. Una espeluznante cifra de miseria terrenal. Los campesinos y pobres fueron los más castigados en esta guerra: reclutados por la fuerza por la guerrilla, torturados por el Ejército nepalí por “colaborar” con los insurgentes. Sin duda, las verdaderas víctimas de esta guerra, como tristemente ocurre en todas las guerras, y las víctimas que hoy siguen sufriendo por la pobreza y su doloroso pasado.

Advertisements
Comments are closed.
  • La autora

  • Esta periodista se suma a los millones de bloggeros que a lo largo y ancho del planeta tienen algo que contar, denunciar o proponer. A mis treinta y tantos me atreví a dar el paso para intentar cambiar el rumbo de mi vida. Uno de los resultados de está travesía en la que me hallo es mi nuevo blog "30 y tantos". La idea es aportar mi pequeño granito de arena a este mundo en constante crisis, no solo económica sino también de valores. Desde este rincón del planeta quiero tocar a la puerta de vuestras conciencias con pequeños relatos, opiniones, noticias, iniciativas... de y sobre pequeños héroes que cada día comparten con nosotros este mundo global tan diverso y plural, con tantos colores, razas, culturas, religiones e ideologías... Con una sonrisa te invito a divisar el mundo desde mi 'balcón'. Acomódate, tomáte un ratito de tu tiempo y comparte tus reflexiones. Te espero! Read in English

  • CONTACTO

  • Advertisements
%d bloggers like this: