Irremediablemente inconformista

Nací en Donostia-San Sebastián hace treinta y tantos años.  No sé si para bien o para mal, pero de renacuaja ya me fascinaba esto de contar historias. Delante del televisor junto a mi aita, me sentaba en el sofá y miraba cómo la presentadora de los informativos contaba aquellas historias sobre un mundo que sólo podía ver a través de esa pequeña pantalla. “Cuando sea mayor quiero contar -como ellos- las historias de la gente y lo que pasa en el mundo”. Entonces estaba en EGB!

Lo mío me costó -todo hay que decirlo-, pero conseguí mi objetivo y llevo durante más de diez años contando historias a través de la radio, agencias de noticas y periódicos… Nunca he sabido si disfrutaba más escuchando atentamente los discursos y los relatos de los protagonistas de aquellas historias -siempre leyendo entrelíneas y con la antena en on para cazar el mejor corte o titular-, o cuando daba forma al mensaje que tenía que hacer llegar a quienes escuchaban y leían, buscando la palabra exacta o la entonación adecuada.

Lo cierto es que esta profesión de contar historias me ha dado alegrías y decepciones, y como en el amor, la pasión por el Periodismo se va desvaneciendo. No voy a entrar en los motivos, porque cualquiera que lleve diez años en la misma profesión, sabe perfectamente que hay baches, subidas y bajadas. Y a veces una necesita hacer una parada para pensar qué está ocurriendo. A mis treinta y tantos me di cuenta que necesitaba  escuchar la historia de Jone, mi propia historia sin titulares ni destacados periodísticos.

Han sido mil y una ‘aventuras’ las que he vivido en Bristol, ciudad al suroeste de Inglaterra dónde decidí probar a vivir ‘otra’ vida a mis treinta y tantos. Nuevos trabajos, nuevas caras, nuevas culturas, nuevas ideas, nuevos mundos… Y una única vida, la mía. Después de escuchar mi historia, de ver a Jone, no como periodista, sino como Jone, la conclusión a la que he llegado es que lo mío sigue siendo contar historias, como la que aquí estoy escribiendo. Historias sobre aquellos mas vulnerables, que nos dan diariamente lecciones de heroicidad cotidiana. Historias de aquellas y aquellos que, a mi juicio, pueden contribuir  de alguna manera a construir un mundo más justo y equitativo.

Esta búsqueda e inquietud es fruto de uno de mis grandes defectos o virtudes, según cómo se mire. Soy irremediablemente inconformista, lo reconozco. Y si algo no está bien, no me conformo y lucho por cambiarlo o buscar una solución. Así, desde hace algunos años me interesa la llamada ‘tercera información’, el mundo de la cooperación, el desarrollo y la paz. Y desde Canada, donde resido actualmente hasta final de 2014, estudio a distancia un Master en Cooperacion Internacional y Desarrollo. La proxima parada sera Centroamérica, donde realizaré trabajo de campo para mi tesina.  Mientras llegan nuevas historias, te animo a leer esas grandes historias de pequeños héroes ya escritas y esperándote en mi blog  Treinta y tantos.

Advertisements
  • La autora

  • Esta periodista se suma a los millones de bloggeros que a lo largo y ancho del planeta tienen algo que contar, denunciar o proponer. A mis treinta y tantos me atreví a dar el paso para intentar cambiar el rumbo de mi vida. Uno de los resultados de está travesía en la que me hallo es mi nuevo blog "30 y tantos". La idea es aportar mi pequeño granito de arena a este mundo en constante crisis, no solo económica sino también de valores. Desde este rincón del planeta quiero tocar a la puerta de vuestras conciencias con pequeños relatos, opiniones, noticias, iniciativas... de y sobre pequeños héroes que cada día comparten con nosotros este mundo global tan diverso y plural, con tantos colores, razas, culturas, religiones e ideologías... Con una sonrisa te invito a divisar el mundo desde mi 'balcón'. Acomódate, tomáte un ratito de tu tiempo y comparte tus reflexiones. Te espero! Read in English

  • CONTACTO

%d bloggers like this: